Cómo desatascar un WC

Los WC, inodoros o retretes como también comúnmente se les conoce, son sistemas de disposición y desagües de nuestros residuos fisiológicos vitales para la higiene de nuestro hogar. Debido a la naturaleza del uso y función de los retretes, es muy normal que cada tanto se atasquen. En esos casos lo importante es desatascarlo tan pronto como sea posible, ya que es un elemento de nuestra vivienda que necesitamos que funcione bien en todo momento, pues su uso es parte obligatoria de nuestra rutina diaria. En ese sentido, lo primero que debe realizar es la detección de la causa del atasco, en orden de saber cómo proceder adecuadamente a solucionarlo.

La solución del atasco del WC debe ser rápida y efectiva, por lo que en la mayoría de los casos es mejor llamar a un fontanero profesional que nos garantice que el problema será solventado en menos de 15 minutos. No obstante, los atascos en WC no suelen ser graves y, de hecho, a veces son tan sencillos de solventar que solo basta con aplicar ciertos métodos caseros de desatascos para solucionarlos. Si tienes un poco de maña con los trabajos manuales, a buen seguro podrás desatascar tú solo el WC de tu vivienda.

Sin embargo, en muchas ocasiones, no cabe de otra que llamar a un fontanero, pues ellos tienen las máquinas necesarias para eliminar hasta los atascos más complicados. De todas formas, a continuación, te dejamos unos métodos caseros de desatascos de WC, que te podrán servir en ciertas situaciones de urgencia e incluso te permitirán desatascar cualquier otro tipo de desagüe.

Aspectos a tener en cuenta en el desatasco de un inodoro

Está demás decir que el desatasco de un WC es, en todos los casos, una experiencia desagradable. Antes de proceder a solucionar el atasco de tu retrete debes mentalizarte de que lo que harás no será nada agradable y, por lo general, te tendrás que ensuciar un poco. Lo más recomendable es realizar el desatasco con guantes y con un cubre bocas para evitar ensuciarnos e incluso contraer alguna enfermedad proveniente del aire séptico del inodoro.

En primera instancia, identifica qué tipo de atasco tiene el inodoro de tu vivienda. Existen, en esencia, dos tipos de atascos: atascos parciales y atascos totales. Los atascos parciales son aquellos que permiten que el agua fluya por el drenaje del inodoro, pero de manera muy lenta. En cambio, los atascos totales son aquellos donde el inodoro queda totalmente taponado, de modo que cuando se realiza la descarga de la cisterna, el agua no fluye e incluso puede desbordarse del WC. Los atascos parciales suelen ser los más sencillos de solventar, aunque no siempre es el caso.

Evidentemente, ninguno de estos atascos se soluciona simplemente descargando nuevamente la cisterna, ya que, de lo contrario, no estaríamos ante un atasco, sino ante una simple obstrucción. Así que, no intentes solucionar el problema descargando una y otra vez la cisterna, pues solo ocasionarás un mayor desastre y un mayor estrés por la situación. Generalmente, los atascos en WC son causados por un exceso de papeles higiénicos, por residuos sólidos como juguetes o piedras y por materia fecal de gran tamaño. Los atascos por papeles higiénicos y por material fecal son los más fáciles de desatascar, mientras que los causados por residuos más sólidos necesitan en la mayoría de los casos de la asistencia técnica de un fontanero profesional.

Cómo desatascar un WC paso a paso

En lo que sigue, veremos cómo solucionar de manera sencilla la mayoría de atascos producidos en inodoros, por medio de remedios y métodos caseros. Recuerda que no siempre estos métodos van a ser 100% efectivos, a veces funcionan y a veces no; todo depende de la naturaleza y dificultad del atasco. Además, no olvides que, si notas que los métodos caseros no están funcionando y, de hecho, están empeorando la situación, mejor deja de intentarlos y llama de inmediato a un fontanero profesional para que dé solución definitiva al inconveniente.

Uno de los métodos más intuitivos y efectivos que puede ser aplicado es descargar la cisterna para que sea el agua de la misma la encargada de remover el atasco. Ciertamente no es el mejor de las maneras de desatascar un inodoro cuando el problema no es una simple obstrucción. Particularmente te aconsejamos que, en vez de simplemente tirar la cadena, mejor deja que todo el inodoro se vacíe y luego viértele un litro de agua hirviendo directo sobre el atasco que está ralentizando el atasco. Luego de eso descarga la cisterna y verás como el atasco habrá desaparecido gracias al ablandamiento producido por las altas temperaturas del agua hirviendo.

Una variante del método anteriormente explicado, incluye no sólo verter agua hirviendo sobre el atasco, sino primero verter detergente, productos químicos desatascadores o lejía y dejarla actuar por unos minutos antes de aplicar las altas temperaturas. Muchas veces los productos anteriormente mencionados funcionan como potentes disolventes para deshacer cualquier tipo de suciedad que esté provocando el molesto atasco.

Si ninguno de los anteriores métodos te funciona, entonces es momento de ensuciarnos las manos; ahora debes ponerte los guantes y meter tus manos dentro del inodoro para sacar el o los elementos que estén produciendo el atasco de manera manual. Obviamente este es el método más asqueroso que existe, pero también es el que mejores resultados produce. Si eres de los que no tolera realizar estas actividades, te entendemos, la única solución que te queda es dejar que otros se ensucien las manos por ti llamando a los fontaneros profesionales de tu localidad.

En ocasiones, puede que el atasco del inodoro no se encuentre al alcance de las manos, pero, de igual forma, los fontaneros podrán solucionarlos ya que cuentan con las herramientas necesarias para desmontar todo el WC y actuar directamente sobre el desagüe. De esa forma, podrán solucionar el problema de la raíz y tendrás tu inodoro desatascado en menos de 30 minutos. Puede que llamar al fontanero sea la opción menos barata, pero es la que mejores resultados te asegura.